El anhelo de toda su vida

La idea fuerza que debe animarnos son las almas. Debemos sentirnos estimuladas y preocupadas por descubrir el modo de acercarnos a las almas, de llevarles la palabra de verdad y de salvación. Muchos no oyen nunca hablar de Dios… ¿Quién debe llevarlos a Dios sino nosotras que hemos recibido tantas gracias del Señor y tenemos en nuestras manos medios eficacísimos de apostolado? (VPC 140)

Las palabras del Reglamento de 1916 entraron profundamente en el corazón de Maestra Tecla: «El Señor las ha reunido para que se hagan buenas y puedan hacer el bien» +detalles